Hola, soy Julia Merodio.

 

En el año 1972 participamos en unos ejercicios espirituales y conocimos a la Comunidad de Nazaret. Desde 1973 somos miembros de la Comunidad, pero es más bien desde hace pocos años cuando me he lanzado a eso de escribir… (´cosa que ni se me pasaba por la cabeza, pero sorprendentemente mis escritos tuvieron buena acogida).

Solamente puedo dar las gracias a cuantos comparto con ellos mi vida, sobre todo a los jesuitas -de los que he aprendido todo lo que plasmo- pues realmente ellos son los artífices de mis escritos. Así que. sin ningún ánimo más que el de ayudar, semanalmente (o casi) publicaremos pequeños textos para que sirvan de reflexión, de introducción para la oración….

Aquí podéis saber algo más de mi. Aquí

02      03

Amor regalado

Este año, me gustaría invitaros una vez más, a profundizar en la riqueza que encierra la Eucaristía, pues creo que es necesario desenvolver ese preciado regalo que Jesús nos hizo al decidir quedarse entre nosotros.

Santísima Trinidad

El domingo pasado, leíamos la Secuencia de Pentecostés que tanto nos gusta y que sería bueno que rezásemos con asiduidad; pero lo que quizá no descubrimos al leerla, es que en ella se fusionan las tres festividades que la liturgia nos presenta en estos tres domingos consecutivos.

Pentecostés

En Pentecostés empieza algo nuevo. Se produce un acontecimiento impensable; surge una fuerza que nos lleva a insertarnos, en le mundo de lo imprevisible.Por eso, sería muy importante que hoy, lo mismo que entonces, dejásemos que se realizasen en nosotros aquellas maravillas que llevaron a los apóstoles a tener: Un lenguaje común.

La Ascensión

Jesús vuelve a subir al monte para despedirse de los suyos. Su misión sobre la tierra ha terminado. Y quiere volver al Padre para preparar sitio a todos los que ama.
Le sigue una gran comitiva. En cabeza los apóstoles y entre ellos alguien muy especial, La Madre: María. Ella siempre mezclada con los demás. Siempre huyendo de privilegios, pasando desapercibida… aunque sin saberlo, brille con luz propia ante el mundo.

María la madre de los pueblos

Estamos terminando el mes de Mayo, mes dedicado a María y ¿a quién no le gusta honrar a María? Todos invocamos a nuestra patrona, todos tratamos de sacar tiempo para ir a celebrar su fiesta, sin embargo qué pocas veces nos preguntamos si ese amor a María nos acerca realmente a Dios, pues no es difícil ver en los santuarios marianos a personas que, manifiestamente, no tienen nada de seguidores de Jesús.

Y yo… me avergüenzo del evangelio

¿Nos avergonzamos? … callar acerca de lo que Cristo hizo en la cruz en el calvario o en su resurrección… es una forma de avergonzarse del evangelio. Y Cuando preferimos no hablar de nuestra fe, no hablar de exigencia, no hablar de la salvación en Cristo Jesús… no solo estamos desobedeciendo el mandato que nos Él nos dio, sino que también estamos evidenciando y avergonzándonos del evangelio.

Dichosos los que son fieles a su promesa

El día 9 de Mayo, se celebró la fiesta de Nuestra Señora de los Desamparados a la que se añade y de los inocentes y mártires… ¡Me encanta! Por eso, me ha parecido que no podía pasar por alto tanta grandeza, ya que si hay alguien que pueda decirnos algo valioso sobre nuestra manera de vivir, en la sociedad, en la familia, en nuestra comunidad de creyentes… es la Madre. Y pensaba, que si ella se acercase a nosotros, en este momento de la historia –en el que nos ha tocado vivir-, lo primero que nos hablaría sería de misericordia, de bondad, de acogida, de ternura…

de la abundancia del corazón hablan los labios

Jesús no se conforma con llegar a los cercanos, Él quiere estar cerca de todos los que lo buscan de cualquier manera. De los que lo buscan sin encontrarlo y de los que lo encuentran sin buscarlo. De los que se van decepcionados y de los que siguen, aunque sea sumidos en la resignación. Jesús no hace acepción de personas, Jesús ha muerto y ha resucitado para todos.

La vuelta a casa

Volvemos a estar ante unos versículos del evangelio que nos desbordan ¡pero nos gustan! Los personajes nos seducen y parece que anhelamos volverlo a escuchar, sin embargo quizá no hayamos profundizado en él debidamente, no hayamos sido capaces de preguntarnos qué es...

X
A %d blogueros les gusta esto: