Hola, soy Julia Merodio.

 

En el año 1972 participamos en unos ejercicios espirituales y conocimos a la Comunidad de Nazaret. Desde 1973 somos miembros de la Comunidad, pero es más bien desde hace pocos años cuando me he lanzado a eso de escribir… (´cosa que ni se me pasaba por la cabeza, pero sorprendentemente mis escritos tuvieron buena acogida).

Solamente puedo dar las gracias a cuantos comparto con ellos mi vida, sobre todo a los jesuitas -de los que he aprendido todo lo que plasmo- pues realmente ellos son los artífices de mis escritos. Así que. sin ningún ánimo más que el de ayudar, semanalmente (o casi) publicaremos pequeños textos para que sirvan de reflexión, de introducción para la oración….

Aquí podéis saber algo más de mi. Aquí

02      03

La misericordia del señor llena la tierra

La misericordia del señor llena la tierra

Vivimos en el mundo de la compra-venta. Todo tiene un precio y por todo exigimos una recompensa. Tanto produces, tanto te vamos a pagar. Este modo de pensar, nos hace difícil acercarnos a Alguien que habla de gratuidad, que regala sus dones sin esperar nada a cambio. La persona de hoy hace las cosas pensando en la recompensa,  desconfía de la gente y trata de asegurar su paga.
Por eso, nos cuesta tanto entender a Jesús Resucitado. También a Él le exigimos recompensas, le exigimos distinciones.

Viacrucis – 3ª Estación – Jesús es juzgado injustamente

Viacrucis – 3ª Estación – Jesús es juzgado injustamente

 Cuando se trata de juzgar a alguien es mejor elegir la noche, para no dar notoriedad. Tampoco importan las rencillas que haya, entre los que se erigen jueces, cuando lo que se busca es dictar una condena. Por eso encontramos a todos reunidos: Sumos sacerdotes, senadores y letrados; se trata de condenar a un “blasfemo” que, públicamente ha tenido la osadía de declararse Hijo de Dios.

Viacrucis – 2ª Estación . La traición de Judas

Viacrucis – 2ª Estación . La traición de Judas

 Judas acudió a cenar pero se le veía como fuera de sí. En la mesa se puso lejos de Jesús. Con la bolsa en la mano y a medio sentar, daba la impresión de tener algo importante que hacer. Yo creo que todos nos dimos cuenta, pero ninguno pudo albergar en su cabeza lo que pasaba en realidad.
Cuando Jesús se puso a lavar los pies, el gesto de Judas fue de fastidio, -un rato más viéndolo cara a cara- pero como otro cualquiera se dejó lavar por Jesús.

Orando el Viacrucis – 1ª estación

Orando el Viacrucis – 1ª estación

Llevo tiempo valorando, lo bueno que sería, vivir lo que queda de cuaresma hasta el domingo de resurrección, recorriendo el camino que, Jesús recorrió en el itinerario de la Pasión. De ahí que me haya decidido a ofrecer este Viacrucis. Y lo he escogido, porque me...

La Transfiguración

La Transfiguración

Jesús,  nos ha elegido para subir con Él al Monte, porque nos ama y sabe que, nadie que presencie su gloria seguirá siendo el mismo. Su gloria nos hace criaturas nuevas, con un corazón grande para regalar amor allá por donde pasemos y si hay algo que necesita –con urgencia- el mundo de hoy es sentirse amado.

Llamados a entrar en el desierto

Llamados a entrar en el desierto

Ante nosotros se presenta una nueva Cuaresma. El tiempo se ha cumplido y Jesús, está dispuesto a llevar a cabo la misión, para la que ha sido enviado. De ahí que, esté decidido a anunciar el Reino de Dios con valentía y arrojo. Un planteamiento que, ha hecho que mi pregunta para este año, vaya en otra dirección. Os invito a que, os preguntéis conmigo: ¿estamos preparados, para llevar a cabo la misión para la que hemos sido enviados? ¿Estamos lo suficientemente maduros, como para entrar en nuestro desierto con Jesús, y afrontarlo como Él lo hizo?

San José, el camillero de la parábola

San José, el camillero de la parábola

Sigamos poniendo enfermos, contagiados, moribundos… no nos dé miedo. Por muchos que pongamos, en la camilla siempre caben más. Pongamos también en ella, a este mundo enfermo de cuerpo y de alma, que lucha por salir de tanto deterioro, tanto hundimiento, tanta desolación… Este mundo que, lejos de arrodillarse ante Dios y pedirle amparo, solamente piensa en volver a aquello que dejó, infectado de poder, egoísmo y mentira… este mundo que no es capaz de percibir la novedad que, Dios nos está mostrando con este sinsentido que nos toca vivir.

Y Dios… se hizo presente

Y Dios… se hizo presente

Dentro de unos días celebraremos la fiesta de La Candelaria. Y, si hay un día en la que, San José es protagonista –por sí mismo- es este: El día de la Presentación de Jesús en el Templo. Esto, no lo digo yo, lo dice el evangelista Lucas en los versículos de su evangelio que, se leerán en la eucaristía del día: “cuando entraban con el niño Jesús, sus padres, para cumplir con él lo acostumbrado según la ley…” José no está en segundo lugar, José no es “el otro” José es el padre que, Dios ha dispuesto para que cuide de su Hijo, con todas las atribuciones y todos los títulos. Allí estaban sus padres.

El valor de lo cotidiano

El valor de lo cotidiano

Esta atípica Navidad, á la que hemos bautizado de atípica, -pero en la que Dios ha nacido y ha venido a nosotros lo mismo que siempre- ha terminado. Volvemos a lo cotidiano, pero lo cotidiano de este momento, es seguir viviendo en la imprecisión que nos acompañaba antes de que llegase. Y con este final de la Navidad, quiero añadir a la temática que os venía compartiendo, otra realidad que nos acompaña. 

Un mundo imperfecto

Un mundo imperfecto

Dios nos pensó felices. Y… ¿quién no desea ser feliz? Sin embargo,  parece que, eso que tanto ansiamos, no llegamos a lograrlo porque tenemos la capacidad de estropearlo todo.

X
A %d blogueros les gusta esto: