Nosotros

Somos una Comunidad de Matrimonios Cristianos, radicada en Madrid, fundada hace mas de 60 años, que deseamos conocer mas, amar y seguir a Jesús, y trabajar con él en la construcción del reino junto con nuestras familias, siendo laicos comprometidos y siguiendo la espiritualidad ignaciana.

Queremos dar testimonio en la iglesia y en la sociedad de valores humanos y evangélicos esenciales para la dignidad de la persona, el bienestar de la familia y la integridad de la creación.

La espiritualidad ignaciana está en el centro de nuestras vidas, por eso recibimos acompañamiento, formación y reflexión de sacerdotes jesuitas.

Equipos de Matrimonios

Nos organizamos por equipos de entre 6 y 8 matrimonios, que permanecen juntos como equipo, con el objetivo de profundizar en su fe. Para ello nos ayudan sacerdotes jesuitas que acompañan a los equipos en sus reuniones mensuales.

Oración en Comunidad

Mensualmente organizamos encuentros de oración y conferencias sobre temas de espiritualidad y desarrollo de la fe en familia, y cualquier tema de actualidad que nos ayude a crecer como matrimonio cristiano.

Proyectos Sociales

En la Comunidad desarrollamos, participamos y apoyamos diferentes causas sociales, relacionadas con la maternidad, educación e inmigrantes.

Cursillos prematrimoniales

Los matrimonios de la Comunidad participan en la impartición de cursillos prematrimoniales en diferentes parroquias de Madrid.

Ejercicios Espirituales

Organizamos Ejercicios Espirituales abiertos a cualquier persona que quiera participar, dirigidos por sacerdotes jesuitas.

Últimos Artículos Publicados

Haz Click en cada uno para ir al artículo...

En el día del enfermo

Como todos sabéis hoy, día de la Virgen de Lourdes, es el día del enfermo. Y he pensado: ¡qué bien enlaza Dios las cosas! La Madre siempre arropando a cuantos están necesitados de sus cuidados.

Entregaron una medida rebosante

Quizá mucha gente no estará al tanto de que, el día 2 de Febrero, festividad de la Presentación del Señor, la Iglesia la dedica como: Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Y a mí me parece que, en este momento de la historia en el que la vida consagrada está tratada con tan poco respeto, tratar el tema puede ser un momento de gracia y encajarla en este día un privilegio, pues ¿qué es, la realidad de la vida consagrada, sino un canto a la Vida?

Permaneced en mi amor

Estamos finalizando la semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y estoy segura que todos nos hemos sensibilizado con esta situación. Hemos asistido a la liturgia, a alguno de los momentos de oración que nos han ido ofreciendo distintas confesiones, a conferencias, a charlas… Pero ¿ahora qué? ¿Aparcamos esta realidad hasta el año que viene o seguimos trabajando y orando por ella?
De ahí que os invite a no olvidarlo y a seguir elaborando nuestra unidad.

No ha llegado mi hora

Jesús ha salido de las aguas fangosas del Jordán, donde se metió para bautizarse y donde, ante la sorpresa de todos, el Padre habló “Este es mi Hijo, el amado, ¡escuchadle!” Pero Jesús salió del agua callado, y solamente los más cercanos se dieron cuenta de que aquellas palabras iban dirigidas a Él, el resto no se enteraron de nada. Sin embargo, la sorpresa no tardaría en llegar –a todos- y con ella -La hora de Jesús-.

Todo se hizo por la palabra

Dios se ha instalado entre los hombres. “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado… Es: el consejero admirable, el Dios poderoso, el Padre Eterno, el príncipe de la Paz” Pero el pesebre era un sitio provisional, solamente unos pastores y algunas gentes de los alrededores conocieron la noticia y Él, no ha venido para unos pocos, ha venido para todas las personas, de todos los continentes, de todos los tiempos… y a todas ellas es a las que quiere dirigir lo mejor de su ser.

Hacia dónde nos dirigimos… ¿Vamos a Belén?

No podemos llegar a la Cueva de Belén hasta que no seamos capaces de dejar el asfalto y caminar por un sendero incómodo, lleno de piedras y maleza. Ni tampoco llegaremos si lo que buscamos es encontrar cosas sorprendentes -como acostumbramos a buscar en cualquier visita turística- Pues ¿quién pretenderá ver en la cueva de Belén algo que le alegre la vista? ¿Qué se puede encontrar en ella, que invite a viajar para observarlo? ¡NADA! Allí todo es pobreza, escasez, penuria, miseria…

La alegría está en la esencia de Dios

El ritmo del Adviento ha cambiado. La liturgia que hasta ahora nos había invitado a despertar y convertirnos, hoy da un giro y nos invita a la alegría y ¿por qué? Pues, porque después de descubrir y sanar todos esos lados oscuros que acompañaban nuestra vida no podemos hacer otra cosa que desembocar en la alegría que produce toda sanación.

Un SI a la conversión

Cuando esperamos a alguien de importancia o queremos quedar bien con un invitado nos esmeramos en que todo esté en orden cuando él llegue. Si la persona que esperamos es alguien muy querido y muy íntimo, al que hace tiempo que no vemos, lo que más nos importa es tener todo hecho para que cuando llegue nos quede tiempo de estar junto a él, de escucharle, de conversar, de sentirle… En el primer caso tratamos de ofrecerle lo mejor que tenemos, en el segundo le ofrecemos lo que somos.

Nos preparamos para el adviento

Ante nosotros aparece un nuevo Adviento. Y digo nuevo porque Dios no quiere “clones” Él es siempre novedad, siempre primicia y quiere que, fijándonos en Jesús, cada uno caminemos hacia Él, con nuestra vida, nuestra realidad y nuestra historia.
Y aquí tenemos un tiempo propicio para hacerlo. Un tiempo privilegiado de la Iglesia: El Adviento.

91 575 10 55

Administración

Maldonado 1, 2º
28006 Madrid, España

Contacta

Contacta con nosotros para cualquier información

contacto a traves de web

Aceptación

15 + 8 =

Puede revocar cuando lo desee, con efecto inmediato, cualquiera de las declaraciones de consentimiento que ha enviado a la Comunidad Cristiana de Nuestra Señora de Nazaret y del Pilar (en adelante Comunidad de Nazaret), contactando en el siguiente email: info@matrimoniosnazaret.esTras dicha revocación, finalizaremos el tratamiento de su perfil como persona interesada en las actividades de nuestra comunidad y no recibiría nuevas comunicaciones por nuestra parte. A través de esos mismos canales de comunicación, puede solicitar también que le informen sobre los datos personales que acerca de usted conserva la Comunidad de Nazaret, así como corregir dichos datos, borrarlos o limitar su tratamiento. Para más información sobre el tratamiento de sus datos personales por parte de la Comunidad de Nazaret y sus derechos, véase la Política de Privacidad publicada en nuestra web.

Comunidad de Nazaret

X