A cada uno de los matrimonios de la comunidad de Nazaret y del Pilar, y a cada una de las personas que lean esta pagina, un saludo lo más cordial posible y que me gustaría que fuera también lo más personal posible…

La página web de “Nazaret” es una ventana más de comunicación, tanto entre nosotros, los que pertenecemos a la Comunidad, como con todos los demás que deseen leernos.

La comunicación y relación personal es un valor precioso, que debe cultivarse y mimarse. A través de ella se crea entre las personas y los grupos un particular “buen sabor”, que alienta, da gozo y esperanza, anima, da suavidad y consuelo en los momentos que hace falta. Es el decurso de nuestra vida debemos aprovechar, con sencillez y naturalidad, las ocasiones que esa vida nos ofrece para contribuir a ese don y para recibirlo. La página web es un dato más en ese conjunto.

Puesto que caminamos en una línea de espiritualidad ignaciana, me gusta recordar aquí que S. Ignacio apreciaba muchísimo para los jesuitas lo que él llama “la unión de las amimas”, y que para eso ayudaba (en el contexto de entonces, tan diferente de nuestros días) “el saber nuevas unos de otros” y el enviar y recibir cartas.

Añadamos que para S. Pablo, lo que más desea en varias de sus cartas (a los Corintios, Colocenses, Filipenses, Efeso,..) y como lo más característico de una comunidad auténticamente cristiana, es lo que podríamos llamar, para resumirlo en una frase, las relaciones cercanas y acogedoras de entrañabilidad.

Que sepamos contribuir a ello, para bien de todos y cada uno y para ser así testigos de lo que fue y es Jesús.

Juan Manuel García-Lomas S.J., Consiliario General

X